Sólo nada el nadador, porque nunca nada el suicida.
Sol o nada es su elección en el océano de seres.
O sea, no quiere ser ese que es.

martes, 5 de enero de 2010

Tres estrellas en el camino

Hoy es la noche en que los sueños se personifican en seres humanos. Son reyes que dejaron sus reinos para andar en el desierto sobre sus camellos cansinos. Soportaron el frío y las tormentas de arena. Querían llegar a una meta solamente guiados por una luz en la oscuridad. Sabían que marcaba la existencia de un ser especial y no quisieron quedarse sentados contemplándola desde sus tronos.
Ataviados con sus atuendos, llegaron al pesebre, donde te encontraron dormida. Presentiste su presencia en medio de la agitación del sueño. Tu rostro se relajó cuando recibiste el beso que deslizaron en tu mejilla. Mañana... mañana es un día mágico.

1 comentario:

Marta Mena dijo...

què lindo V. me encantan estos textos cortos, algunos tan dark que me transportan de la mano con Poe... algunos como este, naìf, pero con esa cuota de misterio que dejàs colgando cuando nombràs al ser en el pesebre dormido... como una ella, como un ser femenino... genial, como siempre, y el de la loba y el del guerrero, guauu, siempre electrizante!!!!! Mil besotes y buen comienzo de año!!