Sólo nada el nadador, porque nunca nada el suicida.
Sol o nada es su elección en el océano de seres.
O sea, no quiere ser ese que es.

viernes, 27 de marzo de 2009

¿Querés sentir el fuego en mi piel?

Mi cuerpo tiene cicatrices que lo hacen fuerte y lo convierten en algo pleno. Cada centímetro de su superficie fue recorrido y envuelto en millones de terciopelos, que provocaron que se erizara, mientras las historias iban penetrando en su interior para quedar latentes en cada poro.
Manos frías lo han envuelto entre sábanas tibias en reposo.
Parece insensible, pero es una explosión de deseos que libera al viento hojas escritas con escalpelos. Puedo sentirme como una exposición de piel saturada de sol y sin achicarrarme sigo volando entre las ráfagas.

2 comentarios:

OSKAR LEHZI dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
OSKAR LEHZI dijo...

Es un cuerpo muy resistente. Si el cuerpo aguanta el alma también.El espíritu avanza. El Ser no se resiente.

un beso